Espelho – João Nogueira

Nacido en el suburbio en los mejores días,
Con votos de familia de vida feliz
Andar y pilotar un pájaro de acero,
Soñaba al fin del día al vencerme el cansancio
Con los uniformes más bonitos de éste mi país.
El padre de anillo en el dedo y dedo en la viola
Sonreía y realmente parecía ser feliz.

Eh, vida buena,
¡Cuánto tiempo ha pasado!
¡Qué felicidad!
Y qué ganas de tocar la viola de verdad,
Y de hacer canciones como las que hizo mi papá.

Un día de tristeza me faltó el viejo
Y confieso que me hace falta todavía hoy,
Y me abracé a un balón y pensé ser un día
Un crack de la pelota al volverme muchacho.
Un día chuté mal y me lastimé un dedo,
Fue un deseo más que se quedó atrás.

Eh, vida sin preocupaciones
Y el tiempo no se detiene,
Y yo sin tener maldad
En la inocencia de un niño de tan poca edad
Me enfadé con Dios por llevarse a mi papá.

Y así fui creciendo y criándome solo,
Aprendiendo en la calle, en la escuela y en el hogar,
un día me volví el “gallito” de la esquina.
En toda broma, pelea, en salir con chicas.
Hasta que un día tuve que dejar los estudios
Y trabajar en la calle sustentando todo,
Así sin darme cuenta de que era adulto ya.

Eh, la vida vuela,
El tiempo no se detiene,
Ay, mas qué nostalgia,
Pero yo sé que allá en el cielo el viejo está presumiendo
Orgulloso de que el hijo sea igual al padre.
Pues me besaron en la boca y me volví poeta,
Pero tan habituado con lo adverso,
Temo que un día me lastime el verso,
Y el miedo mayor es que se rompa el espejo.

Espelho – João Nogueira (João Nogueira / Paulo César Pinheiro)

Nascido no subúrbio nos melhores dias
Com votos da família de vida feliz
Andar e pilotar um pássaro de aço
Sonhava ao fim do dia ao me descer cansaço
Com as fardas mais bonitas desse meu país
O pai de anel no dedo e dedo na viola
Sorria e parecia mesmo ser feliz

Eh, vida boa
Quanto tempo faz
Que felicidade!
E que vontade de tocar viola de verdade
E de fazer canções como as que fez meu pai

Num dia de tristeza me faltou o velho
E falta lhe confesso que ainda hoje faz
E me abracei na bola e pensei ser um dia
Um craque da pelota ao me tornar rapaz
Um dia chutei mal e machuquei o dedo
E sem ter mais o velho pra tirar o medo
Foi mais uma vontade que ficou pra trás

Eh, vida à toa
Vai no tempo vai
E eu sem ter maldade
Na inocência de criança de tão pouca idade
Troquei de mal com Deus por me levar meu pai

E assim crescendo eu fui me criando sozinho
Aprendendo na rua, na escola e no lar
Um dia eu me tornei o bambambã da esquina
Em toda brincadeira, em briga, em namorar
Até que um dia eu tive que largar o estudo
E trabalhar na rua sustentando tudo
Assim sem perceber eu era adulto já

Eh, vida voa
Vai no tempo, vai
Ai, mas que saudade
Mas eu sei que lá no céu o velho tem vaidade
E orgulho de seu filho ser igual seu pai
Pois me beijaram a boca e me tornei poeta
Mas tão habituado com o adverso
Eu temo se um dia me machuca o verso
E o meu medo maior é o espelho se quebrar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: